sábado, julio 07, 2012

Lá(g)rima


Crear desde la felicidad -pienso-,
extraer de cada lágrima la letra g;
dejar de utilizar el término poeta
como eufemismo de "chiflada";
tomarme en serio este arte
propio de gente ilustrada;
y, por encima de todas las cosas,
no recurrir más al dolor
como motor
de la inspiración.

Pero si releeo lo escrito -siento-
que vivir la tristeza en verso
me consoló,
me devolvió la cordura,
le restó gravedad a mi angustia
y me hizo crear a secas,
desde donde fuera,
transformando mis penas
en palabras combinadas de una forma nueva
para explicar sensaciones
que, hasta entonces,
nadie sabía
-ni siquiera yo-
cómo se escribían.

Igual que Orfeo
(el apócrifo,
no el verdadero)
me asomo adrede
a mi propio infierno.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonito!

ML dijo...

¡Gracias!