miércoles, febrero 10, 2016

( )




A veces decir
que no puedes decir
                   porque no te atreves
                   porque ignoras cómo
                   porque me conoces poco
lo que quieres decir
es decir mucho más
que decir nada.

Que siempre nos quede
mucho por (no) decir.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Wow! Sin palabras

IreneGarcíaAmador dijo...

Te admiro detrás de cada letra.
Pues imagínate como debo admirarte
detrás de cada verso.
E imagina como,
detrás de cada poema,
la admiración se expande tanto
que me da vértigo la distancia.

Y esta admiración crece tanto y a tanta velocidad
a medida que te veo,
a medida que te leo,
a medida que pasas por el tiempo,
que no me va a caber tanta admiración
en este poema improvisado.

Sólo pretendo decir
que espero que sigas
customizando a tu perro.

Que todo lo que haya pasado
pase
o vaya a pasar
haga que tengas un motivo
para dejar constancia
de que sientes
y que lo escribas.

Que me dejes aprender a través de tus palabras.

Porque no quiero dejar de admirarte
ni dejar de sentir
el vértigo de tus versos.

ABRAZO ENORME, María. Me ha encantado este poema tuyo, así que te dejo de regalo uno mío, escrito para ti. Gracias, siempre te agradezco lo que haces y compartes. MUUUUUUA!!!

Irene. :)

ML dijo...

Irene,
menuda improvisación poética!!! Me encanta!!!
Ya lo sabes porque ya te lo he dicho en más de una ocasión: alucino con toda la madurez y la sensibilidad que guardas dentro.
Aprovecha todo tu talento y sigue con tu arte, de la forma en que te salga. Llegarás lejísimos como artista y aún más como persona.

Un beso gigantesco y GRACIAS por pasarte por aquí, por leerme y por comentar.

María.

Anónimo dijo...

Que maravilla, poder decir tanto en tan pocas palabras.

Ese es tu precioso don MLeach.