lunes, febrero 08, 2016

Wabi-sabi



Estas ojeras no son por ti

son porque no he dormido 
porque me fui tarde a la cama
porque me quedé escribiendo

y estuve despierta hasta despuntar el alba

pensando
bebiendo cerveza
desvelada

intentando sacarme de dentro
una opresión profunda
en forma de gotas de lluvia
que me dolía al respirar.


Estas ojeras no son por ti
son porque tengo insomnio
porque tomé café después de la seis
sin calcular las consecuencias derivadas

y, encima, 
cuando por fin se me cerraban los ojos
casi a las tres de la madrugada
el vecino, borracho, se puso a tocar la guitarra

y la soledad de la canción que se escuchaba 
se me coló en el pecho

y ya no pude conciliar el sueño.


No hay comentarios: