viernes, julio 01, 2016

Por una vez



Y qué tal,
por una vez

qué tal
ahora
que he salido
de la puerta giratoria

ahora
que soy libre

ahora
que las grietas no se notan
en estas dos partes
rotas
con las que
juntos
hacemos una

ahora que el viento sopla hacia ti

que te me pide el cuerpo
que encontrándote me encuentro
que mis moléculas conectan con las tuyas

y qué tal
lanzarse,
probar

acaso no he aprendido nada
en todo este tiempo

acaso no sé
que no sirve
que no funciona
ignorar la realidad

y qué tal
vivir
ahora
que soy
feliz



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Exquisito, Maria.

Hay que ser muy valiente para atreverse a ser feliz y tu lo eres, primero valiente y y por fin, quizá, feliz.

No todo el día feliz, que tampoco hace falta y empalaga!

Solo me gustaría que todo este proceso de duelo al que le has sabido poner las palabras justas y necesarias, ni una coma de más, ni un punto de menos, pudiera ser accesible a aquellos que han pasado o estan pasando por lo mismo que tu, y sería una pena que tus poemas quedarán reducidos a unos cuantos números binarios !!!!

Besos y sigue contándonos...

ML dijo...

Querido Anónimo,
muchísimas gracias por tus palabras!

Precisamente los poemas del duelo los he extraído temporalmente del blog porque estoy confeccionando con ellos un nuevo proyecto que espero pueda llegar a mucha gente y ayudar a quien haga falta.

Próximamente informaré de todo!!

Un beso enorme!

María

Anónimo dijo...

Ya me lo he leído tres veces! Gracias por tu poesía!